Notas de Prensa

Lo que hay que saber para abrir un casino en línea

A poco de comenzar una nueva década, una de las más grandes certezas que hay acerca de los negocios digitales y el comercio electrónico es la rentabilidad que puede dar un buen casino en línea.

Al igual que en los casinos físicos, la casa siempre gana. Bueno, no es exactamente así pero las estadísticas más simples indican que las victorias, por más grandes que sean, nunca superan a las apuestas perdidas de millones de jugadores.

En ese sentido, muchos se preguntan cómo abrir una sala de juegos de azar en la fabulosa industria del llamado Online Casino.

Si el deseo es sumarse a ese mundo, el camino no es sencillo y el presupuesto es alto. Superado esto -y los próximos detalles que explicaremos-, las ganancias podrían amortizar la inversión y comenzar a dar beneficios en poco tiempo.

Licencia: para administrar legalmente un casino en línea se necesita obtener una licencia de juego. Cada país -y en muchos casos cada región- tiene sus propias regulaciones.
En ese sentido, no hay una forma exacta de conseguir un permiso de juego, pero lo primero que hay que hacer es saber las reglamentaciones y requisitos que tiene el lugar elegido para operar.

En algunos países, los Estados manejan su industria del juego, algunos tienen el monopolio, otros lo prohíben, hay casos de mercados no regulados y más.
Así, el paso inicial es decidir de dónde se quiere conseguir una licencia de juego (Malta, Gibraltar, Isla de Man) y no es necesario que sea el país propio ya que también se puede operar en otras naciones.

Sin la licencia, no hay casino legal posible.

Plataforma: para ser un casino en línea de calidad, hay que contar con el mejor software de juego del mercado. Porque el rendimiento de la plataforma es esencial.

El proveedor de juegos debe ser confiable, experimentado y adecuado a lo que se quiera ofrecer. La idea es que al momento de elegirlo, se preste atención al contenido de los juegos, el nivel de seguridad, las últimas tendencias, la calidad del audio y de la imagen y la reputación de la oferta lúdica.

Por otra parte, la compañía debe tener certificaciones de que no hay fraude en sus juegos, experiencia en tratar con nuevos casinos y debe proporcionar atención al cliente en español.

Este es el único paquete posible a la hora de elegir un desarrollador porque justamente serán los juegos lo primero que verán los nuevos jugadores que se registren en el flamante casino.
Los juegos básicos son: tragamonedas (comunes y con jackpots progresivos), blackjack, ruleta, póker (y video póker), baccarat y bingo.

Seguridad y métodos de pago: El nuevo casino en línea debe contar sí o sí con los últimos protocolos SSL de seguridad para garantizarles a los usuarios que su dinero y sus datos están protegidos y encriptados.

Es que hoy, la gente está más interesada en el nivel de seguridad que en la cantidad de juegos que ofrezca un casinos. Esto es innegociable, tanto como la licencia.

No menos importante es ofrecer una amplia variedad de métodos de pago porque, depende donde opere la sala, puede tratarse de un negocio internacional y, por lo tanto, debería poder transferir y recibir dinero desde y hacia diferentes países.

Para el caso, lo mejor es verificar si la página de casino puede admitir la integración de sistemas de pago electrónico. De lo contrario, los usuarios no podrán depositar fondos ni retirar su dinero.

A la oferta de opciones financieras hay que sumar empresas que brinden un servicio completo. Las tarjetas de crédito y débito líderes, las transferencias electrónicas y bancarias, y los monederos electrónicos son los métodos más comunes de la actualidad.